En la terraza de PH Honorio se hacían fiestas inolvidables. Pero como la planta inferior de la vivienda y la gran terraza vacía estaban conectadas por una escalera minúscula y de difícil subida, la gente se quedaba en la terraza y si el clima no acompañaba, había que amontonarse en la planta baja y esperar a que pare de llover para volver a subir. 
Ante el pedido de sus habitantes de proyectar una modificación en el comportamiento de la vivienda, el proyecto se centró en reformular la relación entre la terraza y la planta inferior de la unidad. Para que las fiestas no fueran una fragmentación entre la azotea y la vivienda, la remodelación propuesta construye un recorrido que vincula la planta inferior con la planta alta, en el que transcurren diferentes situaciones espaciales. 
El proyecto desfasa los niveles del piso hacia el fondo de la unidad, conformando nuevos espacios, tanto en el recorrido como en la planta alta. La terraza ya no está vacía, tiene un espacio interior, la cocina, que se convierte en el lugar central para el festejo. Alrededor de ese espacio triangular se organizan dos espacios de terraza abierta, uno más amplio y orientado hacia la calle; otro más pequeño y alto, el lugar más íntimo de esa gran terraza.


Equipo de proyecto: Constanza Chiozza, Pedro Magnasco, Candelaria Gómez Smurra, Giacomo Briagadini, Raphaël Debec

Estado: Proyecto
Tipo de obra: Reforma
Área: 130m2